EL TIEMPO

Con frecuencia, quizás demasiada, nos quejamos de como los días, las semanas, los meses, lo años pasan por delante. 
Con frecuencia, quizás demasiada, nos quejamos de que la vida se nos pasa sin apenas darnos cuenta.
Con frecuencia, quizás demasiada, nos olvidamos que la vida no se pasa deprisa, que somos nosotros los que perdemos el tiempo en lugar de vivirla. El día a día, los problemas, los agobios, las incertidumbres, las desgracias se comen nuestro tiempo. Las expectativas, las metas, las hogueras de las vanidades, en fin, devoran nuestro tiempo.
Y al final: nos olvidamos de vivir. Y entre todo esto y aquello, se nos pasó el tiempo de disfrutar de lo que de verdad importa, de saborear lo que tienes con las personas y seres vivos que tienes alrededor. Lo esencial, que es eso, queda en segundo plano, y claro, cuando por un segundo paramos y miramos hacia atrás nos damos cuenta de cuanto nos hemos olvidado de vivir, y de cuanto tiempo hemos perdido en todo eso que no es esencial, aunque nos empeñemos en que lo sea.
Antes o después nos tocará vivir una situación que nos haga abrir los ojos y entonces nos daremos cuenta de lo perdido, o peor, ni siquiera entonces lo veremos. La felicidad no consiste en tener (da igual si son cosas materiales o no), la felicidad consiste en disfrutar de lo que se tiene en cada momento.
Sé que todo esto es fácil decir, nos hemos acostumbrado a hacer complicado lo sencillo. Y ademas, nos hemos convencido a nosotros mismos que es así como debe ser. 
Espero que no sea demasiado tarde para ti, privilegiado, y vuelvas a dar valor a lo importante, y dejes de preocuparte por lo que no lo es. No te dejes la salud en ello, ni dejes pasar la vida. 
El tiempo es limitado, y el reloj se quedará sin pilas algún día, no dejes que pase sin vivirlo.




Entradas populares

NUNCA ACEPTES LA INJUSTICIA

LETRA DE LA CANCION COLOR ESPERANZA

EL DINERO NO LO ES TODO